martes, 28 de febrero de 2017

La armadura de Dios: Efesios 6:10 y Escudo de la Verdad de San Miguel Arcángel

LA ARMADURA DE DIOS

10. Por lo demás, fortalézcanse en el Señor 
con su energía y su fuerza.

11. Lleven con ustedes todas las armas de Dios,
para que puedan resistir las maniobras del diablo.


12. Pues no nos estamos enfrentando a fuerzas humanas,
sino a los poderes y autoridades que dirigen este mundo y sus fuerzas oscuras,
los espíritus y fuerzas malas del mundo de arriba.


13. Por eso pónganse la armadura de Dios,
para que en el día malo puedan resistir
y mantenerse en la fila valiéndose de todas sus armas.


14. Tomen la verdad como cinturón, la justicia como coraza;
15. tengan buen calzado, estando listos para propagar 
el Evangelio de la paz.

16. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe,
y así podrán atajar las flechas incendiarias del demonio.


17. Por último, usen el casco de la salvación 
y la espada del Espíritu,
o sea, la Palabra de Dios.


18. Vivan orando y suplicando.
Oren en todo tiempo según les inspire el Espíritu.
Velen en común y perseveren en sus oraciones sin desanimarse nunca,
intercediendo en favor de todos los santos, sus hermanos.


19. Rueguen también por mí, para que, al hablar, 
se me den palabras
y no me falte el coraje para dar a conocer 
el misterio del Evangelio


20. cuando tenga que presentar mi defensa, 
pues yo soy embajador encadenado de este Evangelio.

21. Si quieren noticias de mí y de lo que hago,
se las dará Tíquico, nuestro hermano querido y ministro fiel en el Señor.

22. Lo mando precisamente para que les dé noticias nuestras y los conforte a todos.

23. Que la paz, el amor y la fe vengan de Dios Padre y de Cristo Jesús, el Señor, sobre los hermanos.


24. Y que la gracia esté con todos aquellos que aman 
a Cristo Jesús, nuestro Señor, 
con amor auténtico.


ESCUDO DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL
Corazones unidos de Jesús y María



16 de Marzo del 2006


Mensaje Público


Viene San Miguel.  Dice:  “Alabado sea Jesús.”

“Ahora te invito a que observes de cerca mi Escudo

Los Corazones Unidos están blasonados en él.  

Es por esto que mi Escudo es tan poderoso.  

Los Corazones Unidos son la personificación de la Verdad Santa; de hecho, son la personificación de los Diez Mandamientos.”

“Esta devoción se propagará rápidamente.  Dalo por un hecho.”


16 de Marzo del 2006


Mensaje Público


Viene San Miguel.  
Dice:  “Alabado sea Jesús.”
“Entiendo bien tu punto.  
Tú preguntas sobre las personas que están viviendo una mentira en algún aspecto de sus vidas.  
Nuestra Señora les extiende a ellos esta gracia.  
Dado que ellos creen que la mentira o las mentiras que han aceptado en sus corazones son la verdad, no son receptivos a tomar mi Escudo.”
“Pero debido a que incluso el más grande pecador es tan amado por María Inmaculada, Ella me manda decirte que si tú extiendes la unción de San Miguel a dicha alma, aunque sea a la distancia, se les otorgará la gracia de que se les muestre la Verdad Santa a estas almas.  Claro está, al igual que con cualquier otra gracia, depende de la libre voluntad el que se acepte o no.”
“Dalo a conocer.”


19 de Marzo del 2006


Mensaje Público

San Miguel dice:  “Alabado sea Jesús.”

“He venido para darte a conocer que cuando tú extiendes mi bendición -la unción de San Miguel a un alma- la punta de mi Espada atraviesa el corazón de la persona por la que rezas.  Así, con mi unción, el corazón es atravesado con la verdad, porque mi Espada es también la Verdad Santa.”


Nota:  Para extender la bendición, di:  “Te extiendo la unción de San Miguel.”

La Armadura de Dios y el Escudo de San Miguel Arcángel son una herramienta espiritual de reflexión sobre el papel de la verdad y la mentira en la transformación de conflictos.

La persona mentirosa no engaña a nadie, se engaña a sí misma y cualquier situación: una relación amorosa, una relación familiar, una relación laboral, un proceso judicial etc... que se fundamente en mentiras no tiene una base firme y llega el momento en que la verdad sale a la luz y la(s) mentira(s) cae(n) por su propio peso, por eso dice el refrán popular: más rápido cae un mentiroso que un cojo.

La mentira es un uso poco impecable de la palabra y hay personas que convierten el mentir en un hábito enfermizo, en una manía y en una adcción estamos en presencia de una persona enferma que padece mitomanía.

Estas mitomanías o mitologías pueden afectar a un individuo, a una pareja, a una familia, a un grupo, gente que se inventa sus fantasías y creen en ellas y viven de acuerdo a ellas.

Esta afición por la mentira puede pasar al nivel de la adicción y causar daño y más grave aún cuando la mentira impulsa a las personas al terreno de lo delictivo: falsos testimonios, fraudes, falsedades de todo tipo, estafas y otro tipo de delitos etc... 

Recuerdo un capítulo de Séptimo Día nos mostraban el caso de un sacerdote que escondía a su comunidad que tenía una hija y por tapar la infidelidad al voto de castidad dio un paso espantoso: el asesinato y en la propia casa cural contaban en el programa el sepulturero del pueblo asesinó a la madre de la niña y a la niña por encargo del sacerdote según cuenta el programa. 

La mentira es un mal que puede llevar a las personas a cometer barbaridades con tal de tapar lo que no se puede tapar: LA VERDAD. 

La Palabra de Dios llama a Satanás EL PRÍNCIPE DE LA MENTIRA.

Si se le entrega el dominio de la vida al PRÍNCIPE DE LA MENTIRA sencillamente este espíritu negativo impulsará a las personas a mentir, destruir, robar y matar. En otras palabras a convertir la vida propia y ajena en un infierno. 

En fin Nuestro Señor Jesucristo sabiamente expresaba: LA VERDAD OS HARÁ LIBRES y hay que añadir: LA MENTIRA OS VOLVERÁ ESCLAVOS...

Miguel Ruiz (Los cuatro acuerdos) expresa que LA VERDAD es un ESCALPELO, abre las heridas, para que el veneno emocional supure y sane, se dice popularmente que LA VERDAD DUELE porque nos enfrenta con la MENTIRA y lo que en realidad causa dolor es la MENTIRA, no la VERDAD, la VERDAD LIBERA, mentir exige toda una parafernalia que tarde o temprano cae.

¿Como se cae un proceso judicial como un castillo de naipes? con las mentiras que nos relatan nuestros clientes porque al fin de cuentas, a los abogados y abogadas no nos consta nada, a quienes les consta los hechos es a los clientes, más si el cliente es mentiroso, es una persona de mal actuar, sus intenciones son oscuras, el único responsable del hundimiento del proceso es el cliente, el abogad@ debe recomendar decir la VERDAD porque llega la contraparte y de forma contudente desenmascara las mentiras y sale a relucir la verdad, las mentiras se caen y la verdad y la realidad prevalecen. 

Brian Muldoon (El corazón del conflicto) explica que hay dos vías para resolver los conflictos:

Por la vía baja: la confrontación es desde la mentira, la manipulación, el cañar, el intimidar, el manipular, enredar, desde la provocación, la victimización, el irrespetar, sacar ventaja, no reconociendo lo justo, desde la adicción al conflicto, al odio y a los pleitos, desde el matoneo, el vampirismo y la carroña. La vía baja es una dinámica desde lo negativo.

La vía baja es ego, arrogancia y necedad.

Por la vía alta: se solucionan los conflictos desde la verdad, desde el uso impecable de la palabra, desde el transformar en positivo, desde el dialogar, desde el escuchar, desde el respeto, desde la equidad y la justicia, sin intentar dañar al otro, reconociendo lo de cada cual, asumiendo lo que hay que asumir, la vía alta es la vía de la cooperación, donde ambas partes ganan. Es una dinámica desde lo positivo. 

El proceso de reconciliación de Suráfrica desde la VERDAD es un ejemplo de una reconciliación, de una construcción de paz desafiante, dolorosa y difícil desde un elemento firme: LA VERDAD. El legado de Nelson Mandela es maravilloso a través de la verdad logró reconstruir y reconciliar un país.

La vía alta es SABIDURÍA, AMOR, PACIENCIA, PRUDENCIA Y FORTALEZA.

En proverbios 14 un proverbio para la mujer que también aplica para el hombre y para cualquier persona reflexiva:

LA PERSONA SABIA EDIFICA SU CASA, 
LA PERSONA NECIA CON SUS MANOS LA DESTRUYE.



LA LENGUA


Santiago 3
Reina-Valera 1960 (RVR1960)

3  Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.

2 Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo.

3 He aquí nosotros ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, y dirigimos así todo su cuerpo.

4 Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere.

5 Así también la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. He aquí, !!cuán grande bosque enciende un pequeño fuego!

6 Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

7 Porque toda naturaleza de bestias, y de aves, y de serpientes, y de seres del mar, se doma y ha sido domada por la naturaleza humana;

8 pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal.

9 Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios.

10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así.

11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga?

12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce.

LA SABIDURÍA DE LO ALTO

13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre.

14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;

15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.

16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.