viernes, 25 de mayo de 2012

Inashi te recordaremos y amaremos siempre...


Inashi
Chía (Cundinamarca) 27 de agosto de 1999 -
Fontibón (Bogotá) 24 de mayo de 2012+

In memorian
Hasta que no hayas amado a un animal,
parte de tu alma estará dormida...
Anatole France

Nuestra amada Inashi nació el 27 de agosto de 1999 en Gegar Kennels en Chía, de raza Akita Americano o Gran Japonés, falleció ayer jueves 24 de mayo de 2012, en casa aquí en Bogotá, el lugar que tanto amó y en el que vivió con la familia que tanto amó... ahora Inashi, tu familia, te extraña y nuestros corazones lloran por tí... nuestra amada Inashi...

Inashi era juguetona, pícara, traviesa, alegre, curiosa, guardiana, noble, tierna, hiperafectiva, como buena akita... medio, solo medio... imponente, muy amorosa, le gustaba que la papacharan, las mentas, sus dulces de café, su jugo de guayaba, parecía paisa: le gustaba el arroz, la arepa paisa, los fríjoles y la carne desmechada... como extrañaremos toda nuestra Inashi...era un ser de luz encarnado y con ella vivimos y aprendimos lo que es tener, cuidar y amar a una mascota desde que llegó a nuestra casa a los dos meses y una semana de nacida en octubre de 1999

Inashi es mi hermanita canina... un regalo hermoso de papá Dios, de mi hermano y mi papá... En Japón el Akita Inu es el perro nacional.

Ayer jueves 24 de mayo de 2012, a la 1 y 30 de la tarde, Inashi retornó al Creador y se disolvió con la luz del Universo... que pena nos ha dado, que el veterinario no nos haya dejado estar cercita de nuestra Inashi en su proceso de desprendimiento, a nuestra manera lo hicimos...

De su familia: Inashi, nuestra muñeca hermosa, sabemos que en el cielo de los perritos donde ahora vives, puedes volver a caminar, correr y jugar... incluso volar, ahora eres parte de las estrellas, ahora eres feliz... siempre estarás en nuestros corazones, gracias por tu compañía, lealtad, afecto, amistad y cariño, gracias por hacernos reir y ser parte de nuestra felicidad, gracias por ser parte de nuestra pequeña e imperfecta familia, gracias por recordarnos y hacernos vivir el juego, la ternura, la dulzura, la presencia y la compañía, gracias por revivir a nuestro niño y nuestra niña interior, gracias por todos los años de alegría, amor y felicidad.

De Patricia: Inashi gracias por ser mi hermanita canina, gracias Inashi por ser mi Maestra de la Ternura, del Juego y de la Alegría, por ser mi Maestra antes y ahora, gracias Inashi por acompañar y acolitar todas mis travesuras, por enseñarme lo que es cuidar a un ser moribundo, gracias por enseñarme como se debe acompañar cuando llega el declive, gracias por enseñarme el prepararse y preparar a quien se va ir y sobre todo por hacerme consciente del partir de alguien que amamos... y de nuestro propio partir.

Nuestras mascotas son como las eduquemos, hay gente especializada en hacerle mala fama a los akitas, mi muñeca hermosa fue educada para amar, dar besos y querer a la gente y así se comportaba, hay tanta falta de respeto por la naturaleza y por los animales, respetar a los animales, es respetar la obra del Creador.

Al final de esta nota, encontrarán la plegaria con la cual preparé y despedí a Inashi y que le dio fuerza para no sufrir y desprenderse en paz, la oración con la cual entró a la dimensión de la paz perenne, la oración con la cual, pude aceptar que se tenía que ir y que hizo cesar el dolor enorme en mi pecho, desde hace ocho días sentía una mano que hurgaba dentro de mi pecho para arrancar un pedazo de mi corazón, lloré mucho desde ese momento, ese dolor, ese apego, ese egoísmo me hizo sufrir.

La práctica de Powha hizo que mi corazón siga entero... porque el amor trasciende el tiempo y el espacio, el amor es libertad y respeto y sobre todo hizo que todo fuese sin dolor, tranquilo y pacífico... mi amada hermanita canina, mi pitufi guau guau, Inashi esa parte de mi corazón que sentía me querían arrancar, en esa parte de mi corazón te llevaré por siempre...

Inashi, Inashita, Inashota... quedaste dormidita, no sufriste al irte, verte de nuevo anoche, me devolvió la paz y la tranquilidad.

Inashi fue cremada hoy viernes 25 de mayo de 2012.

Gracias:  A la funeraria de mascotas F. por el trato respetuoso que tuvieron con Inashi y por permitir que anoche compartieramos con ella por última vez con mi amigo Marco, gracias amigo mío, por acompañarme a verla.

Gracias a todos y todas por su apoyo, historias y consejos, por simplemente estar ahí.



Práctica de Powha para ayudar a los moribundos

Invocamos a todos los seres de luz,
 a los ángeles y arcángeles,
a Dios en el nombre de su hijo amado Jesucristo,
al Espíritu Santo y a la Virgen María,
a todos los budas, santos, maestros y seres iluminados.

Por la bendición, la gracia y la guía,
por el poder de la luz que emana de Uds., 
que todo el karma negativo y las emociones destructivas,
los oscurecimientos y bloqueos
de Inashi sean purificados y eliminados, 
que se sepa perdonada de todo el daño
que pudo haber pensado y hecho, 
que el alcance, el logro de esta profunda práctica de powha
le brinde a Inashi una muerte buena y pacífica, 
y por el triunfo de su muerte, 
pueda beneficiar a todos los demás seres, vivos o muertos.

Inashi te disuelves en la luz y ahora eres INASHI SER DE LUZ

Tomada de: El Libro Tibetano de la Vida y de la Muerte
Sogyal Rimpoché

Inashi te amamos y te amaremos siempre... 
Inashi: los japoneses consideran al akita inu de buena suerte y prosperidad...
 Inashi eres parte de nuestra buena suerte y fortuna.... 
Inashi siempre serás parte de nuestra familia...
Inashi te extrañamos y te extrañaremos siempre...
Inashi vives y vivirás siempre en nuestro corazón...
Familia Romero Sánchez:
Carlos y Carlota tus papitos,
Alberto y Patricia tus hermanitos... 

Para consultar el mal de Inashi y que no les pase o por lo menos actuar a tiempo y no dejar avanzar ese mal oculto:

AMAR UN ANIMAL

Por Rosa Montero

"Siempre me han gustado los animales, pero no conviví con uno (no amé a uno) hasta hace más o menos treinta años, que fue cuando tuve a mi primer perro. Y sí, Anatole France tiene razón: a partir de aquel momento, algo se despertó en mí. Algo que yo ignoraba se hizo presente. Fue como desvelar una porción del mundo que antaño estaba oculta, o como añadirle una nueva dimensión. Convivir con un animal te hace más sabio. Contemplas las cosas de manera distinta y llegas a entenderte a ti mismo de otro modo, como formando parte de algo más vasto. El famoso naturalista David Attenborough me dijo en una entrevista que uno de los momentos más intensos y conmovedores de su existencia fue cuando se encontró en mitad de la selva de Ruanda con un gorila de las montañas, un enorme espalda plateada, y los dos se miraron a los ojos y se reconocieron, por encima del abismo de las especies. En esa mirada cabe el Universo.

Esto no quiere decir, naturalmente, que todos los amantes de los animales sean, por el mero hecho de serlo, gente maravillosa. De todos es sabido que Hitler adoraba a los perros y que sentía mucha más angustia ante la agonía de una langosta en la cacerola (en el Tercer Reich hubo leyes que prohibían cocer vivos a los crustáceos) que ante el gaseamiento de un niño judío. Y es que el ser humano es una criatura caótica y enferma, capaz de contradicciones de este calibre. Pero lo que sí parece cierto es lo contrario: que los individuos que son crueles con los animales son muy mala gente. De hecho, una investigación multidisciplinar que se hizo en Escocia hace algunos años demostró que la mayoría de los sujetos que habían sido denunciados por maltrato animal habían cometido también crímenes violentos contra otras personas.

Fuente: El País Semanal. 24 de enero de 2010.